100 % renovables no es posible

Se dice a menudo que tener una energía 100 % renovable no es posible, pero ¿es cierto?, y ¿en qué se basan para afirmarlo?

Renovable cien por cien

«100 % renovables no es posible» es algo que con frecuencia se oye en algunos círculos en España, en general próximos al Gobierno y a las multinacionales energéticas que dominan el mercado.

Comencemos por el principio analizando brevemente el contexto del problema energético. En primer lugar, el cambio climático, a juzgar por lo que afirma la inmensa mayoría de los científicos dedicados a su estudio, es un hecho, y amenazador (véanse los recientes informes del IPCC al respecto). Además, recientemente se ha argumentado que la variabilidad por zonas geográficas, y virulencia de los cambios aumenta las emisiones de CO2.

En segundo lugar, la época de los combustibles fósiles baratos se ha acabado. Cada vez es más difícil técnicamente encontrarlos y explotarlos, lo que resulta en un coste creciente y en mayores riesgos en su extracción. Un buen ejemplo de ello es el llamado «gas no convencional», explotable mediante la peligrosísima técnica del fracking, que entraña riesgos que todavía ni siquiera somos capaces de evaluar.

La energía nuclear es cara, peligrosa y no gestionable

La alternativa siguiente es la nuclear, tal como se planteó en sus orígenes después de la II Guerra Mundial en USA, precisamente por quienes sostenían que el petróleo se acababa. Se ha demostrado repetidamente a lo largo de 60 años, sin embargo, que es una energía cara –hoy todavía requiere fuerte apoyo económico gubernamental–, peligrosa, y con multitud de riesgos para la salud y los ecosistemas. Además, no es gestionable –no se puede adaptar a las variaciones de la demanda–, y conlleva el gravísimo peligro añadido de que sus residuos se pueden emplear, y se emplean, para la elaboración de material bélico nuclear. De hecho, muchos analistas consideran que esta es la única razón de los gobiernos para defenderla.

Por último, tampoco hay recursos suficientes. Una buena muestra de la inviabilidad es el caso de China, que es el país que planea una mayor inversión nuclear en el mundo con gran diferencia, y aun así solo aspira a cubrir alrededor del 8 % de su energía con esta fuente. Y respecto a las promesas de energía inagotable a partir de la llamada «fusión nuclear», durante 60 años siguen siendo solamente eso, promesas.

Renovables, la única alternativa

Parece evidente, por tanto, que sea posible o no, la única alternativa que nos queda son las renovables. Y la siguiente pregunta es: ¿son suficientes? Las renovables tienen problemas que no tienen algunas fuentes tradicionales, especialmente su intermitencia y variabilidad. Pero también una enorme ventaja, y es que su oferta es a efectos prácticos ilimitada, gratis, y suficiente en términos agregados para satisfacer la demanda mundial de energía actual, y por muchos años venideros.

Respecto a la variabilidad, sus detractores han exagerado este problema hasta límites fuera del más puro sentido común. El problema se ve muy atenuado cuando se combinan varias, pues su variabilidad es diferente: por ejemplo, la eólica y la solar se complementan en estaciones –más sol y menos viento en verano, y al revés en invierno–, y más sol y menos viento durante el día, y al revés por la noche.

Más todavía, hay muchas fuentes renovables que son perfectamente almacenables y gestionables, como la bioenergía en general, la hidráulica, y algo más lejanas en el tiempo pero cada vez más cerca, la marina y la geotérmica.

Por último el almacenamiento: hay ya medios disponibles, como la hidráulica por bombeo, las sales fundidas de las centrales termosolares, baterías de vehículos, e incluso las células de hidrógeno. Además, la intermitencia de las renovables no es obstáculo para su aplicación en la desalinización de agua marina, y la escasez de agua empieza a ser un problema amenazador. Finalmente, otro aspecto que no se ha mencionado: los parques fotovoltaicos y eólicos se pueden diseñar con un ‘extra’ de capacidad, que se pueda regular y ser retribuido como pagos por capacidad, en lugar de hacerlo a las costosísimas centrales gasistas de ciclo combinado.

Desde luego, hay que diferenciar entre los diferentes usos de la energía –electricidad, transporte y calor–, y tener en cuenta los ajustes en el tiempo y el espacio –a nivel horario, y en zonas restringidas–. Pero con redes eléctricas suficientes que combinen energía de diferente procedencia, y especialmente con el autoconsumo, no parece que vaya a haber graves problemas.

Probablemente es pronto para decir hoy día si la solución 100 % renovable es posible o no, pues esto será una cuestión de experimentación práctica, pero lo que está claro a partir de la experiencia acumulada hasta ahora es que es mucho más viable de lo que se creía. Y si no lo es, razón de más para ahorrar los escasos combustibles fósiles.

El coste de las renovables

La siguiente cuestión clave es cuál es el puro coste económico de esta opción, es decir, su viabilidad económica más allá de que la técnica sea posible.

Hasta hace poco se suponía que la solución renovable solo era posible con fuerte apoyo gubernamental, dados los altos costes de cada técnica concreta, y que iba a ser necesaria una gran inversión en redes eléctricas capaces de transportar energía a grandes distancias –viento del norte de Europa, y sol del sur–. Buenos ejemplos de este análisis son los del WWF en 2011, de GreenPeace, e incluso del UKERC en Inglaterra (UK ERC, Report:S3097_inner 20/04/2009).

La situación hoy día es bien distinta sin embargo: los costes individuales han caído de forma espectacular, especialmente en la solar fotovoltaica, y el autoconsumo demuestra que se puede prescindir en gran medida de las redes eléctricas, con lo cual no se requieren grandes inversiones. No solo eso, sino que el almacenamiento de electricidad en vehículos privados puede ayudar a estabilizar la oferta y demanda de las redes.

Los intereses creados en contra de las renovables

Así, nos encontramos con que la realidad ha ido muy por delante de las previsiones y en la dirección muy favorable a las renovables. No es de extrañar por esto que la reacción de los oligopolios basados en las energías fósiles esté siendo tan virulenta, y estén desplegando tantos esfuerzos en conseguir legislación favorable por procedimientos más que discutibles .

En definitiva, nos encontramos con que los subsidios permanentes a las energías fósiles, después de muchas décadas solo retornan mayor escasez, precios cada vez mayores, e inseguridad de la oferta, mientras que apenas dos décadas de apoyos a las renovables han conseguido todo lo contrario. Más aún, la experiencia acumulada, y todas las simulaciones y estudios científicos realizados al respecto muestran la viabilidad de la solución renovable. Por tanto, decir a día de hoy que una solución renovable no es viable es directamente pura ignorancia, o peor, defender unos oscuros e inconfesables intereses creados, que lastran la recuperación de la economía y nos alejan del futuro, una vez más.

La solución renovable debe ir acompañada de medidas da ahorro y eficiencia, y posiblemente de cambios hacia un modo de vida más sostenible. Pero la discusión no es si la solución renovable es viable o no: es, simplemente, nuestra única opción. La cuestión es por tanto, cómo se lleva a cabo y a qué ritmo, bien entendido que debe ser el máximo posible. Y en particular, cada vez se necesita menos apoyo político; muy al contrario, lo que se requiere es que la política no interfiera como lo está haciendo.

Ignacio Mauleón

Anuncios

2 comentarios en “100 % renovables no es posible

  1. Los mejores ejemplos de energía renovable son las obtenidas a través del sol y del viento. Entre las energías renovables que podemos encontrar son la geotérmica, solar, hidroeléctrica, mareomotriz, olamotriz, eólica y biomasa, habiendo muchos tipos de energías alternativas para el uso de estas en muchos sectores que serán beneficiados como las industrias.

  2. Pingback: Cástor, Fukushima y el informe del IPCC | Todo Sobre Energía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s