La (R)evolución energética en Alemania

REVOLUCION_ENERGETICA_ALEMANIA

Si se pregunta a alguien en España, relacionado con el mundo de la energía, cuál es su opinión acerca de la energía renovable, la respuesta será favorable. Muy diferente, no obstante, es si se pregunta por la proporción, la velocidad del cambio, y el cómo.

El objeto de este post es resumir los aspectos más importantes de lo que ya de por sí es un resumen, tal como está reflejado en un reportaje del periodista norteamericano O.G. Davidson sobre Alemania (Clean break).

La elección no es casual, pues Alemania es país líder en el mundo en este terreno, y ha llevado a cabo una auténtica (R)evolución, o cambio energético, en los últimos 30 años (Energywende), bastante desconocido, y que todavía no está terminado, aunque haya alcanzado objetivos impensables hace apenas 2 o 3 años.

Las respuestas a las 3 preguntas planteadas al principio, basadas en la experiencia de este país, en líneas generales son:

1. Es posible llegar al 100 % renovable.

2. El plazo siempre es mucho más corto de lo que prevén incluso los objetivos más ambiciosos de los políticos.

3. La participación de todos los ciudadanos es la clave, dándoles la oportunidad de ser productores de energía.

Y hay que insistir en que esto no son previsiones, sino hechos observados en Alemania.

Los alemanes supieron ver el cambio de modelo

Un primer punto destacable es que el cambio se ha basado aplicando tecnología y propuestas que EE.UU. rechazó hace más de 30 años. Cuando se produjo el primer shock del petróleo alrededor de 1972-3, el entonces presidente J. Carter decidió sustituirlo en parte por energía solar. La respuesta por parte de los productores árabes fue de gran preocupación, al igual que la de las compañías petrolíferas norteamericanas. Al poco tiempo R. Reagan ganó las elecciones, se despreciaron y cerraron todos los desarrollos solares incipientes, burlas hacia Carter y su política incluidas, y se apostó por el carbón, el gas y la nuclear.

Pero los alemanes recogieron la antorcha por así decirlo, compraron a precio de saldo las patentes ya desarrolladas en EE.UU., y continuaron con el cambio de modelo. Curiosidades históricas aparte, el hecho es que hoy Arabia Saudí acaba de anunciar su objetivo de ser renovable al 100 %  en dos o tres décadas, y que los EE.UU. están intentando llevar a cabo el mismo cambio que ellos lideraron, habiendo perdido claramente la ventaja competitiva del líder en favor de Alemania y Europa en general.

Respecto a Alemania, el despliegue de paneles solares, turbinas eólicas, y calderas de biomasa es masivo, y el 25 % de la electricidad es ya renovable. A subrayar, por ejemplo, que han alcanzado los 30 Gw de capacidad fotovoltaica instalada, equivalente a unas 13 centrales nucleares promedio en un día soleado, teniendo en cuenta la diferente tasa de utilización por las horas solares. Y esto en un país que recibe aproximadamente la misma radiación que Alaska.

Energía renovable en manos de pequeños productores

Un segundo punto decisivo es la participación ciudadana. En Alemania todos pueden ser productores de energía, por ejemplo, a través del autoconsumo y balance neto, o simplemente vendiéndola a la red. Esto ha sido apoyado por la ley, y por un programa de apoyo estatal novedoso basado en las Feed-in-Tariffs, o «primas» (siendo la gran ventaja que al salirse de los presupuestos del Estado, se da seguridad al inversor al margen de los vaivenes políticos, al menos en un país serio). Prácticamente nadie pone en duda el cambio climático, pero la verdadera razón por la que este movimiento se puso en marcha fue la posibilidad de obtener beneficios económicos, y el objetivo de independencia energética como país.

Inicialmente, además, las grandes compañías eléctricas (utilities), profetizaron toda suerte de calamidades: que sería inviable, que el precio de la electricidad subiría por las primas, que el suministro no quedaría garantizado, y que las industrias exportadoras se verían en peligro por el alza de los costes, negándose en consecuencia a que se aprobara el cambio legal. Pero la presión ciudadana constante, aunque fue un pequeño núcleo inicialmente, y que costó una década, lo consiguió. Hoy día el 65 % de la energía renovable está en manos de pequeños productores y solo el 5 % en las de grandes empresas eléctricas, el suministro eléctrico es el más seguro de Europa (la menor tasa de apagones y cortes ocasionales), la electricidad ha bajado de precio, y ni las empresas exportadoras ni la industria han perdido competitividad, como evidencian la continuada y fuerte capacidad exportadora industrial alemana.

Adiós a la energía nuclear

En tercer lugar, se ha añadido a todo lo anterior la apuesta por el abandono completo de la energía nuclear después de Fukushima (una decisión de «lunáticos», según The Economist). De nuevo las grandes eléctricas anunciaron grandes descalabros, como aumento del CO2 por necesidad de quemar más carbón, importaciones de electricidad, etc., y de nuevo, un año y medio después, han sido rotundamente desmentidos por los hechos: Alemania exporta electricidad, genera menos CO2, y se renuevan menos centrales térmicas de carbón que las que se cierran.

Muchos puntos fundamentales quedan en el tintero, y entre ellos un análisis más completo de las primas y el precio de la electricidad, los apoyos a las industrias exportadoras, ejemplos significativos de autoconsumo y participación ciudadana, como la bellísima abadía barroca de San Pedro en la Selva Negra, casos de transformaciones a ciudades verdes como el del gran puerto de Hamburgo, y finalmente, cómo se puede seguir su ejemplo en otros países, especialmente en Europa y España desde nuestro punto de vista. A este respecto, el mundo parece haber seguido su ejemplo, pues la mitad de la capacidad eléctrica instalada a partir de 2008 hasta hoy es renovable, y la FV ha crecido a ritmos del 70 % en 2001 y 2012.

España, como es bien sabido, desgraciadamente ha seguido el camino opuesto. Esperamos desarrollar estos y otros temas en futuros posts.

FIRMA_IGNACIO_MAULEON

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s